18 MARTES DE LA XI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

martes 11 tiempo ordinario amad a vuestros enemigos

 

Si se ha de amar también a los enemigos -me refiero a los que nos colocan entre sus enemigos: yo no me siento enemigo de nadie ni de nada-, habrá que amar con más razón a los que solamente están lejos, a los que nos caen menos simpáticos, a los que, por su lengua, por su cultura o por su educación, parecen lo opuesto a ti o a mí.

 “Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen”. “Es la diferencia cristiana. Rezar y amar: esto es lo que debemos hacer; y no sólo por los que nos aman, por los amigos, por nuestra gente.

 

Email this page