4 MARTES. SAN FRANCISCO DE ASÍS

San Francisco nació en Asís (Italia), en el seno de una familia acomodada, en 1182. Vivió y predicó infatigablemente la pobreza y el amor de Dios a todos los hombres. Fundó la Orden religiosa de los Franciscanos; con Santa Clara, las Damas Pobres (Clarisas); y la Tercera Orden, para seglares. Murió el año 1226.

«Despégate de los bienes del mundo. Ama y practica la pobreza de espíritu: conténtate con lo que basta para pasar la vida sobria y templadamente.Camino, 631

Evangelio del martes: lo único imprescindible

“Marta, Marta, tú te preocupas y te inquietas por muchas cosas”. Es Jesús el que sale a nuestro encuentro y nos alcanza. Pero para poder ser alcanzados, debemos ser personas de escucha, dispuestas a renovar nuestra forma de pensar una y otra vez, y así poder abrirnos realmente a lo nuevo que Dios nos ofrece.

Para acercarse al Señor a través de las páginas del Santo Evangelio, recomiendo siempre que os esforcéis por meteros de tal modo en la escena, que participéis como un personaje más. 

Así —sé de tantas almas normales y corrientes que lo viven—, os ensimismaréis como María, pendiente de las palabras de Jesús o, como Marta, os atreveréis a manifestarle sinceramente vuestras inquietudes, hasta las más pequeñas. Amigos de Dios, 222

El Papa: Recemos por una Iglesia sinodal abierta a todos