Parroquia de Lardero

Información y noticias de la Parroquia de Lardero (La Rioja)

Resultado de imagen de SAN ANTONIO ABAD

Este ilustre padre del monaquismo nació en Egipto hacia el año 250. Al morir sus padres, distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiro al desierto, donde comenzó a llevar una vida de penitencia. Tuvo muchos discípulos; trabajó en favor de la Iglesia, confortando a los confesores de la fe durante la persecución de Diocleciano, y apoyando a san Atanasio en sus luchas contra loa arrianos. Murió el año 356.

BENDICIÓN DE ANIMALES Y MASCOTAS

19:00 h

Plaza del templo san Pedro Apóstol

 

VIAJE APOSTÓLICO DE SU SANTIDAD FRANCISCO
A CHILE Y PERÚ

15-22 DE ENERO DE 2018

logotipos del viaje visita apostólica papa Francisco a Chile y Perú enero 2018

Miércoles 17 de enero de 2018

SANTIAGO-TEMUCO-SANTIAGO

8.00 Salida en avión del aeropuerto de Santiago de Chile hacia Temuco
10.30 Santa Misa en el aeródromo de Maquehue
12.45 Almuerzo con algunos habitantes de la Araucanía en la casa “Madre de la Santa Cruz”
15.30 Salida en avión del aeropuerto de Temuco hacia Santiago de Chile
17.00 Llegada al aeropuerto de Santiago de Chile
17.30 Encuentro con los jóvenes en el Santuario de Maipú
18.30 Traslado en vehículo cerrado a la Pontificia Universidad Católica de Chile
19.00 Visita a la Pontificia Universidad Católica de Chile

 

Jueves 18 de enero de 2018

SANTIAGO-IQUIQUE-LIMA

8.05 Salida en avión del aeropuerto de Santiago de Chile hacia Iquique
10.35 Llegada al aeropuerto internacional de Iquique
11.30 Santa Misa en el Campus Lobito
14.00 Almuerzo con el séquito papal en la Casa de retiros del Santuario Nuestra Señora de Lourdes de los Padres Oblatos
16.45 Llegada al aeropuerto de Iquique
Ceremonia de despedida
17.05 Salida en avión del aeropuerto internacional de Iquique hacia Lima

PERÚ

17.20 Llegada al aeropuerto de Lima
Ceremonia de bienvenida

 

Resultado de imagen de IMAGENES DE SAN JOSEMARIA

MENSAJE DE HOY

 

17 de Enero

“Los hijos de Dios hemos de ser contemplativos”

Nunca compartiré la opinión -aunque la respeto- de los que separan la oración de la vida activa, como si fueran incompatibles. Los hijos de Dios hemos de ser contemplativos: personas que, en medio del fragor de la muchedumbre, sabemos encontrar el silencio del alma en coloquio permanente con el Señor: y mirarle como se mira a un Padre, como se mira a un Amigo, al que se quiere con locura. (Forja, 738)
Resultado de imagen de CONTEMPLATIVOS

No lo dudéis, hijos míos: cualquier modo de evasión de las honestas realidades diarias es para vosotros, hombres y mujeres del mundo, cosa opuesta a la voluntad de Dios.

Por el contrario, debéis comprender ahora –con una nueva claridad– que Dios os llama a servirle en y desde las tareas civiles, materiales, seculares de la vida humana: en un laboratorio, en el quirófano de un hospital, en el cuartel, en la cátedra universitaria, en la fábrica, en el taller, en el campo, en el hogar de familia y en todo el inmenso panorama del trabajo, Dios nos espera cada día. Sabedlo bien: hay un algo santo, divino, escondido en las situaciones más comunes, que toca a cada uno de vosotros descubrir.

Yo solía decir a aquellos universitarios y a aquellos obreros que venían junto a mí por los años treinta, que tenían que saber materializar la vida espiritual. Quería apartarlos así de la tentación, tan frecuente entonces y ahora, de llevar como una doble vida: la vida interior, la vida de relación con Dios, de una parte; y de otra, distinta y separada, la vida familiar, profesional y social, plena de pequeñas realidades terrenas.

¡Que no, hijos míos! Que no puede haber una doble vida, que no podemos ser como esquizofrénicos, si queremos ser cristianos: que hay una única vida, hecha de carne y espíritu, y ésa es la que tiene que ser –en el alma y en el cuerpo– santa y llena de Dios: a ese Dios invisible, lo encontramos en las cosas más visibles y materiales.

No hay otro camino, hijos míos: o sabemos encontrar en nuestra vida ordinaria al Señor, o no lo encontraremos nunca. Por eso puedo deciros que necesita nuestra época devolver –a la materia y a las situaciones que parecen más vulgares– su noble y original sentido, ponerlas al servicio del Reino de Dios, espiritualizarlas, haciendo de ellas medio y ocasión de nuestro encuentro continuo con Jesucristo. (Conversaciones con Mons. Josemaría Escrivá, n. 114)

Resultado de imagen de IMAGENES DE SAN JOSEMARIA

Virtudes humanas

Resultado de imagen de estrellas fugaces

Quizá, a lo largo de nuestra vida, hayamos encontrado a «tantos que se dicen cristianos –porque han sido bautizados y reciben otros Sacramentos–, pero que se muestran desleales, mentirosos, insinceros, soberbios… Y caen de golpe. Parecen estrellas que brillan un momento en el cielo y, de pronto, se precipitan irremisiblemente».

Amigos de Dios