Parroquia de Lardero

Información y noticias de la Parroquia de Lardero (La Rioja)

UNA ORACIÓN Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

29 de mayo

A lo largo de la historia, al LAUREL, se le ha conferido significación religiosa vinculada al triunfo. La mitología griega lo consagró a Apolo, dios de la salud y la medicina. Con LAUREL eran coronados los emperadores romanos y los vencedores en torneos y batallas. Con palmas y ramos de LAUREL fue aclamado Jesucristo en su entrada en Jerusalén, y para conmemorar este episodio el mundo cristiano ha instituido el Domingo de Ramos, en que se bendicen palmas y laureles, olivos y ramas.

Resultado de imagen de LAUREL

Y también, simbolizando el triunfo de María por su disponibilidad y obediencia, sencillez y pobreza, apertura y bondad, queremos ofrendarle una pequeña rama de “LAUREL”.

Que Ella nos ayude a superarnos a nosotros mismos en aquello que merezca la pena. Que seamos de aquellos intrépidos que, contra viento y marea, saben y quieren esforzarse por ascender a las más altas cotas de la verdad y de la sinceridad, de amor y de justicia, de paz y de solidaridad.

Qué bien lo expresó el sabio: “el oro se hace viejo en la tierra pero el triunfo que no se malogra espera siempre en el cielo”. Pentecostés sea para nosotros una fuente del DON DE CIENCIA que viene de Dios como la mejor y la más sensata

“Tened fe en Dios”

 

Jesús nos exhorta a confiar plenamente en Dios, a revestirnos de una fe firme y verdadera, que es la que nos ayudará a dar frutos de vida eterna.
Marcos nos presenta el texto de la maldición de la higuera y la expulsión de los mercaderes del templo. Ambas escenas apuntan a la esterilidad. Los cristianos estamos llamados a dar fruto y que nuestro fruto dure.

Todo tiempo es bueno para dar fruto, no hay que esperar circunstancias especiales, la conversión debe ser cada día. Todos los días el Señor nos pide frutos de santidad, de buenas obras para con el prójimo.

Resultado de imagen de higuera llena de higos

No seamos como la higuera del evangelio que, aunque aparentemente era frondosa, en realidad, no tenía ningún fruto, sólo hojarasca. Procuremos que nuestra fe no sea estéril, llena de prácticas exteriores pero al fondo vacía, sin fruto, como les pasaba a los fariseos y responsables del Templo, que sus prácticas religiosas eran estériles, llenas de rituales pero vacías de amor a Dios y al prójimo.

El evangelio de hoy termina invitándonos no sólo a la oración llena de fe, sino también a la caridad. Examinemos nuestra vida y veamos si verdaderamente podemos presentar al Señor ese fruto bueno que espera de nosotros.

JESUCRISTO, SUMO Y ETERNO SACERDOTE

“Tomad y comed, esto es mi cuerpo entregado. Tomad y bebed, esta es mi sangre derramada”.

Todos los cristianos, los seguidores de Jesús, participamos de su único sacerdocio. Unos participamos del sacerdocio ministerial y otros del sacerdocio común. Tanto unos como otros debemos imitar a Cristo sacerdote de dos maneras: En primer lugar, participando en la eucaristía, cada uno desde su condición, es decir, presentando al Padre a Cristo víctima, y comiendo su cuerpo y bebiendo su sangre.

Y en segundo lugar, haciendo lo mismo que él hizo, ofrecer al Padre la ofrenda de una vida de entrega, de servicio a los demás. Que también nosotros podamos decir las palabras de Jesús, pero aplicadas a nosotros mismos: Ésta es mi persona que se entrega a mis hermanos por amor, como signo de cumplir la voluntad del Padre, como signo de ser fieles a nuestro ser, que es un ser creado para el amor, para la entrega…

¡Que el Señor, nos ayude a cada uno, a vivir el sacerdocio que él nos ha regalado!

UNA ORACIÓN Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

28 de mayo

Si algo valoramos en los tiempos que vivimos (por ser un bien escaso) es la FIDELIDAD; cuando alguien cumple lo que promete; cuando una pareja (a pesar de las dificultades) sigue adelante; cuando una persona lucha por sus ideales y sus principios….pensamos que la fidelidad todavía existe.
Entrar en la presencia de María y dejar que suba por la pared de su santuario una “HIEDRA” es ser conscientes de que nos falta mucho para ser coherentes entre lo que decimos y aquello que hacemos.
Ella, María, fue fiel hasta el final. Supo agarrarse en cuerpo y alma a la fe como la misma hiedra se ajusta a un muro para no desprenderse, caer al suelo y morir.

Resultado de imagen de HIEDRA

Hoy, no puede ser de otra manera, recordamos a tantos hombres y mujeres que iniciaron con buena voluntad el camino de la vida cristiana pero, los vientos de la comodidad, apatía, incredulidad o secularismo…los alejó por otros derroteros. Que Pentecostés nos traiga el SANTO TEMOR DE DIOS que es el susto de perderle.
Mirar a María, en esta jornada del mes de mayo, es hacerle sabedora de que la fidelidad sólo se consigue cuando uno la trabaja y la solicita a Dios como don del Espíritu Santo.

“Si Dios está en todo lugar..¿por qué yo estoy en otro sitio?”(M.D.)

UNA ORACIÓN Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

27 de mayo

La universalidad de la Iglesia la queremos visualizar en la flor “IRIS”. Los entendidos aseguran que es una especie que igual se desarrolla en las cumbres como en los llanos, en los ríos o en los lugares más áridos.
María nos invita, en este mes de mayo, a no perder el horizonte de nuestra fe universal. A estar en comunión con miles de hermanos nuestros que creen en lo mismo que nosotros, que celebran el amor que Dios les tiene, que cantan con gozo, aún en diferente idioma, el Aleluya de la Pascua.

La Iglesia, que es la gran familia de los hijos de Dios, se siente unida por la fuerza y el vínculo del Espíritu Santo. Se fortalece por la Eucaristía. Se orienta por la Palabra de Dios. Se sostiene por la Gracia de la oración.
Dejamos la flor “IRIS” ante la Virgen y…nos vamos con la sensación de que nuestra familia es grande, santa, perfecta y pecadora a la vez. Que Pentecostés derrame sobre todos nosotros el DON DE ENTENDIMIENTO para comprender los Misterios de Dios.

“Cuando uno entra a una iglesia es él mismo pero, cuando sale, sabe que no está sólo” (Anónimo)

«El que quiera ser grande entre vosotros, será vuestro servidor y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos»

Resultado de imagen de servir al projimo es servir a dios

Jesús nos recuerda que la grandeza de Dios está detrás de lo pequeño y humilde de este mundo. Ante su hora definitiva, su pasión y muerte que percibe inminente, transmite a los apóstoles la verdadera conducta agradable a los ojos de Dios. Igual que «el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir, y dar su vida como rescate por muchos», la grandeza que Dios quiere es la de ser servidores de los demás.

– ¿Estamos dispuestos a ser servidores y generosos con nuestros hermanos?
– Cómo cristianos, ¿entendemos que el servicio es el verdadero comportamiento que nos engrandece y nos acerca a Dios?

“En la familia de Dios, donde todos son hijos de un mismo Padre, y todos están injertados en Cristo, hijos en el Hijo, no hay “vidas descartables”. Todos gozan de igual e intangible dignidad. Todos son amados por Dios, todos han sido rescatados por la sangre de Cristo, muerto en cruz y resucitado por cada uno. Ésta es la razón por la que no podemos quedarnos indiferentes ante la suerte de los hermanos”.

¿Por qué se habla tanto del hábito del orden?

ALGUNAS RECOMENDACIONES

Resultado de imagen de orden

El hábito del orden se encuentra en la base de todos los demás. Debemos empezar a vivirlo desde el día en que se nace.

Empezamos desde muy pequeños viviendo un orden con los horarios, con las comidas, en el sueño, en el juego, en la ropa,….

Si un niño empieza a ser ordenado, primero con sus juguetes y luego con sus cosas, de mayor será una persona organizada en su trabajo y en su tiempo, con las ideas claras, capacidad de planificar, de saber que tiene que hacer en cada momento.

Además, el orden nos proporciona tranquilidad, confianza y seguridad, nos evita disgustos y contratiempos y nos ayuda a ser más felices con menos esfuerzo.

Son muy eficaces para los más pequeños las cadenas de sucesos (acciones repetitivas, constantes y sistemáticas con un orden prefijado), por ejemplo al regresar del colegio han de: saludar, colgar el abrigo, lavarse las manos, merendar,… Una vez que aprendan cada secuencia, tan solo tendremos que indicarle el primer acto para que sepa lo que va a continuación.

Sin duda, el método más eficaz, para enseñarle a ordenar es el juego. Habrá que enseñarle a jugar al orden. Esta actividad tiene su parte lúdica y creativa. Hoy ordenamos los muñecos por tamaños, mañana por colores,… Nuestro ejemplo tendrá una importancia vital en el resultado final.

No debemos olvidar que para enseñarle a ser ordenado, el niño debe tener claro donde se coloca cada cosa. Necesita saber primero, que los libros van en la balda, los coches en el cajón, los muñecos sobre la cama, los puzzles en la cómoda, etc. Si todo va al mismo sitio (baúl,..), no hay orden que valga. Y además debe saber que hasta que no han terminado de jugar con un juego no deben de sacar el siguiente.

¿Por qué se habla tanto del hábito del orden?

Cuando un niño se acostumbra a tener los juguetes ordenados en el mismo sitio, tenderá a mantener el orden, lo hará como un juego más y encontrará satisfacción en hacerlo.

El orden es una de las virtudes más preciosas para el buen equilibrio de la vida individual y para la buena armonía de la vida común