Parroquia de Lardero

Información y noticias de la Parroquia de Lardero (La Rioja)

URGENCIAS

Durante el tiempo en que nuestro párroco D.Pedro esté en Perú, el encargado de esta parroquia será D. VÍCTOR JADRAQUE, párroco de Alberite.

TELÉFONOS DE URGENCIAS

D. Víctor, párroco de Alberite                  616 918 411

D. Ángel, párroco de Villamediana                 606 293 984

D. Carlos, párroco de Murillo                           646 456 408

D. Armando, párroco de Navarrete                615 384 892

MENSAJE DEL DÍA

San Josemaría

31 de Julio

“Él te dará su fuerza”

En momentos de agotamiento, de hastío, acude confiadamente al Señor, diciéndole, como aquel amigo nuestro: “Jesús: Tú verás lo que haces…: antes de comenzar la lucha, ya estoy cansado”. –El te dará su fuerza. (Forja, 244)
Resultado de imagen de jesus te ofrece su ayuda¿Que cuál es el fundamento de nuestra fidelidad?

–Te diría, a grandes rasgos, que se basa en el amor de Dios, que hace vencer todos los obstáculos: el egoísmo, la soberbia, el cansancio, la impaciencia…

–Un hombre que ama se pisotea a sí mismo; le consta que, aun amando con toda su alma, todavía no sabe amar bastante. (Forja, 532)

Jesús, que ha fomentado nuestras ansias, sale a nuestro encuentro y nos dice: si alguno tiene sed, venga a mí y beba (Ioh VII, 37). Nos ofrece su Corazón, para que encontremos allí nuestro descanso y nuestra fortaleza. Si aceptamos su llamada, comprobaremos que sus palabras son verdaderas: y aumentará nuestra hambre y nuestra sed, hasta desear que Dios establezca en nuestro corazón el lugar de su reposo, y que no aparte de nosotros su calor y su luz. (Es Cristo que pasa, 170)

Resultado de imagen de san ignacio de loyola

Memoria de san Ignacio de Loyola, presbítero, el cual, nacido en el País Vasco, en España, pasó la primera parte de su vida en la corte como paje hasta que, herido gravemente, se convirtió a Dios. Completó los estudios teológicos en París y unió a él a sus primeros compañeros, con los que más tarde fundó la Orden de la Compañía de Jesús en Roma, donde ejerció un fructuoso ministerio escribiendo varias obras y formando a sus discípulos, todo para mayor gloria de Dios.