Parroquia de Lardero

Información y noticias de la Parroquia de Lardero (La Rioja)


Viernes II Semana de Adviento


El claroscuro de la fe

El esposo de María ya comienza a hacer los preparativos. Ha comprado queso, higos secos y un odre nuevo que llenará de agua para el camino. Sin embargo, la situación le desconcierta completamente: no entiende. Es el claroscuro de la fe. Porque el no comprender no significa no aceptar. Significa certeza sin ver con los sentidos. Y él acepta plenamente y también grita en su interior: “Hágase tu voluntad aunque no responda mi pobre intelecto” .

Resultado de imagen de el sueño de san jose


Santa Lucía ha sido muy invocada por siglos para pedir a Dios por la sanación de enfermedades de la vista…

13-12-santa-lucia-virgen-martir-protectora-contra-enfermedades-vista

Memoria de santa Lucía, virgen y mártir, la cual, mientras vi- vió, conservó encendida la lámpara esperando al Esposo, y llevada al martirio en Siracusa, en Sicilia, mereció entrar con él a las bodas y poseer la luz indefectible (303/304).
Santa Lucía de Siracusa, también conocida como Santa Lucía, fue una joven mártir cristiana que murió durante la cruel persecución a los cristianos iniciada por el emperador Diocleciano. Santa Lucía es una de las ocho mujeres que, junto con la Santísima Virgen María, son conmemoradas por su nombre en el Canon de la Misa. Santa Lucía es la protectora contra enfermedades de la vista o personas que tienen problemas de visión. A Santa Lucía la pintan con una bandeja con dos ojos, porque antiguas tradiciones narraban que a ella le habían sacado los ojos por proclamar su fe en Jesucristo.


“El valor divino del matrimonio”

El matrimonio es un sacramento que hace de dos cuerpos una sola carne; como dice con expresión fuerte la teología, son los cuerpos mismos de los contrayentes su materia. El Señor santifica y bendice el amor del marido hacia la mujer y el de la mujer hacia el marido: ha dispuesto no sólo la fusión de sus almas, sino la de sus cuerpos. Ningún cristiano, esté o no llamado a la vida matrimonial, puede desestimarla.

Nos ha dado el Creador la inteligencia, que es como un chispazo del entendimiento divino, que nos permite ‑con la libre voluntad, otro don de Dios‑ conocer y amar; y ha puesto en nuestro cuerpo la posibilidad de engendrar, que es como una participación de su poder creador. Dios ha querido servirse del amor conyugal, para traer nuevas criaturas al mundo y aumentar el cuerpo de su Iglesia. El sexo no es una realidad vergonzosa, sino una dádiva divina que se ordena limpiamente a la vida, al amor, a la fecundidad. (Es Cristo que pasa, 24)


TIBIEZA Y AMOR DE DIOS

Resultado de imagen de No escuchan ni a Juan ni al Hijo del hombre

¡Cómo vas a salir de ese estado de tibieza, de lamentable languidez, si no pones los medios! Luchas muy poco y, cuando te esfuerzas, lo haces como por rabieta y con desazón, casi con deseo de que tus débiles esfuerzos no produzcan efecto, para así autojustificarte: para no exigirte y para que no te exijan más.

—Estás cumpliendo tu voluntad; no la de Dios. Mientras no cambies, en serio, ni serás feliz, ni conseguirás la paz que ahora te falta.

—Humíllate delante de Dios, y procura querer de veras. Surco, 146.

Resultado de imagen de apatia


El Papa Francisco invitó a los cristianos a interpretar el sufrimiento con los ojos de la fe en Cristo, al igual que hacía San Pablo durante su “peregrinación de encarcelado”.

Resultado de imagen de papa


“Pablo no es sólo el evangelizador lleno de ardor, el misionero intrépido entre paganos que da vida a nuevas comunidades cristianas, sino que también es el testigo sufriente del Resucitado”.