Domingo, 25 de Octubre

30 Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo A | Fuente y Cumbre

Quien ama no puede sino cumplir la Ley entera. La plenitud del ser, de la existencia, es amar y hacerlo de corazón, con entrega total, con lo que cada uno es, con lo que somos. 


CREADOS PARA LA ALEGRÍA
Cuando el alma está alegre se vierte hacia fuera y tiene alas para volar hacia Dios y para excederse en el servicio a los demás.

Lo que se necesita para conseguir la felicidad, no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado.
Surco, 795.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *