Parroquia de Lardero

Información y noticias de la Parroquia de Lardero (La Rioja)

LA UNCIÓN EN BETANIA

Juan 12, 1-11. Lunes Santo. Amar a Dios y a los demás nos exige entregar algo que nos cuesta.

“Y la casa se llenó del olor del perfume” El acto de amor de María hacia el Maestro fue el verdadero aroma que llenó la casa aquel día. Ésta es y será una de las grandes paradojas del evangelio: “hay más felicidad en dar que en recibir”.

El evangelista resalta que el perfume era de gran valor. Algunos lo consideraron una exageración, un derroche, un desperdicio… Sin embargo, nos damos cuenta de que no es una forma de pensar exclusiva de aquellos tiempos, sino algo que se extiende hasta nuestros días. El perdón viene interpretado como debilidad, la generosidad como locura, el servicio a los demás como una humillación. Y es que el metro con el que se juzgan esos actos sigue siendo el egoísmo y no el honor que se nos otorga al tener la oportunidad de dar gloria a Dios y de amarle en nuestros hermanos.

Poder donarse a los demás es un verdadero honor, pues Cristo siempre cumple la promesa que hizo a quienes siguieran sus enseñanzas: “el ciento por uno en esta vida y la vida eterna en el cielo”. Amar a Dios y a los demás nos exige un precio (entregar alguna comodidad, dejar que otro sea preferido a mí, ceder mi tiempo, etc.) pero a la vez nos otorga la felicidad más grande del hombre. ¡No tengamos miedo a ennoblecer nuestra vida con el perfume del amor!

Categoría: Uncategorized

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*