Diciembre 1 JUEVES DE LA I SEMANA DE ADVIENTO

Evangelio del jueves: una vida edificada sobre roca

 Leer y vivir el Evangelio es fundamentar nuestras vidas en la Roca firme que es Jesucristo.

Esta es la llave para abrir la puerta y entrar en el Reino de los Cielos: «qui facit voluntatem Patris mei qui in coelis est, ipse intrabit in regnum caelorum» —el que hace la voluntad de mi Padre…, ¡ése entrará!

Dios se esconde en las situaciones comunes de nuestra vida. No viene con eventos extraordinarios, sino con las cosas de todos los días: el trabajo cotidiano, un encuentro casual, una persona necesitada… Ahí está el Señor que nos llama e inspira nuestras acciones.

En Noyon, de Neustria, san Eloy, obispo, que siendo orfebre y consejero del rey Dagoberto, edificó monasterios y construyó monumentos a los santos con gran arte y elegancia, y más tarde fue elevado a las sedes de Noyon y Tournai, donde se dedicó con gran celo al trabajo apostólico († 660)